30/06/10

Paloma

Cuando iba en la secundaria tenía una maestra de Historia que era muy buena enseñando, además nos llevábamos muy bien con ella, era alegre, le gustaba contar chistes, nos hacía bromas etc. Era una mujer feliz, se notaba, no solo por la entrega que ponía en cada una de sus clases, también por sus acciones fuera del salón.
Un día por alguna razón que no recuerdo, nos comenzó a hablar de su vida personal, de su vida cuando era pequeña, su familia, pero lo más importante fue cuando menciono a su hija, dijo el nombre de Paloma casi religiosamente, tan solo con oír el nombre de la niña podías notar el amor que le tenía mi maestra a su hija, sin embargo lo más sorprendente fue cuando ella nos dijo que su hija tenía un problema; durante el desarrollo la niña había tenido problemas y tenía agua en el cerebro, la enfermedad que la niña tenía se llamaba Hidrocefalia.
Todos en mi salón nos sorprendimos por la declaración de nuestra maestra, primero porque parecía calmada, no le avergonzaba decirlo, al contrario se notaba el orgullo que sentía y segundo porque a los doce o trece años apenas tienes idea de lo que es la hidrocefalia, pero estoy segura de que todos pudimos tener una imagen de lo que era la enfermedad; yo de entrada me imagine una niña normal de cuerpo pero con una cabeza enorme, parecida a la de los personajes extraterrestres que ilustran en algunas películas; desde luego no lo hice con el afán de burlarme, pero mi cabeza en ese momento no podía imaginar más, era una combinación de niña-mujer, que entendía la seriedad de una enfermedad como la hidrocefalia con la mezcla de imágenes mentales de una niña.
Pasaron varios meses para que mi grupo y yo pudiéramos conocer a Paloma, nuestra maestra nos hablaba seguido de ella, nos contaba cómo se comportaba, cuando reía, si lloraba, cuando jugaba, era como si nos estuviera entrenando para que cuando llegara el momento indicado supiéramos aceptarla y quererla por lo que era, no por cómo era. Para entonces todos en mi salón moríamos por conocerla, no por curiosidad o morbo, más bien por cariño, de ese cariño que aprendes a tenerle a las personas que no conoces, pero que hacen feliz a alguien a quien le tienes cariño o admiración.
No sé como habrá sido con mis compañeros pero cuando mi maestra nos hablaba de Paloma, yo llegaba a mi casa y le contaba a mi mamá de Paloma, lo que había hecho, si estaba enferma, lo que fuera, como si yo hubiera estado con ella y al igual que yo también mi mamá se emocionaba al oír de ella.
Conocimos a Paloma durante el periodo de clases, mi maestra la llevo a la escuela y tengo que decir que fue una de las mejores experiencias de mi vida. Cuando llegamos al salón mi maestra ya estaba ahí con Paloma, a mi me pareció una niña de lo más normal, no tenía una cabeza gigante como yo había imaginado, parecía una niña más, aunque no lo era.
Paloma tenía 6 años aunque por la hidrocefalia no se había podido desarrollar debidamente, su pequeño cuerpecito era el de una niña de tres años, era débil visual y aun no había aprendido a hablar, le costaba trabajo caminar, tanto por la coordinación como por el esfuerzo que hacía su corazón, sin embargo era lo suficientemente inteligente como para comportarse frente a un grupo de adolescentes curiosos. En cuanto nos sentamos nuestra maestra nos presento a Paloma, la niña contesto con una sonrisa arrebatadora, nos robo el corazón, su sonrisa era tan inocente, pura, hermosa, ni siquiera se describirla, se que esa simple sonrisa me conmovió, era increíble observar el la paz y amor que transmitía ese pequeño ser humano, algo que no sería capaz de transmitir en todos mis años de vida, pero que ella con un simple gesto lo había logrado.
Al finalizar la clase muchas de las chicas nos acercamos a la maestra, ella nos dejo cargar a Paloma por algunos segundos, estábamos muy emocionadas con Paloma, le hablábamos y nos deleitábamos con cada una de sus sonrisas, al final nuestra maestra se llevo a Paloma con la promesa de volverla a ver.
Después de esa primera vez con Paloma tuvimos muchas otros encuentros; Paloma no crecía físicamente pero nos conocía perfectamente, cuando le hablábamos reconocía nuestras voces, nos sonreía y hasta nos daba los brazos, estar con ella era un regalo que mis compañeras y yo disfrutábamos, habíamos aprendido a amar a una niña diferente, que sin ser “normal” nos enseñaba lo que era la pureza, el amor desinteresado, la inocencia y todo lo que un ángel como Paloma nos podía enseñar.
Mis compañeros eran menos expresivos, pero admiraban profundamente a nuestra maestra y a Paloma, les asombraba lo inteligente que podía ser Paloma, de alguna u otra manera ellos también aprendieron a querer a Paloma.
El resto de mi secundaria conviví con Paloma y en cada uno de los encuentros aprendí algo nuevo, al finalizar la secundaria todas mis compañeras y yo prometimos mantener el contacto con mi maestra, no solo queríamos a Paloma, también a su mamá.
Cuando estaba a la mitad de mi primer semestre de preparatoria, una de mis amigas se puso en contacto con la mamá de Paloma, fue muy triste cuando mi amiga me contó que Paloma había fallecido, no pude evitar llorar, ni siquiera mi mamá lo podía creer, me entristeció saber que una estrella tan especial se había apagado, me puse en contacto con mi maestra, no me imaginaba lo mucho que le había afectado el haber perdido a Paloma, sin embargo cuando hable con ella me tope con una mujer fuerte que había disfrutado cada segundo que había vivido con su hija, ella ya sabía que existía la posibilidad de que ella falleciera debido a su malformación, fue por eso que amo a su hija como a nadie y cuando tuvo que dejarla partir lo tomo con una gran sabiduría.
Haber conocido a Paloma y a mi maestra fue una gran lección de vida, a menudo pienso en ellas y pienso que lo inteligentes que se debe ser para poder afrontar las situaciones que te prepara la vida; mis compañeros y yo éramos chicos en un momento de cambio, sin embargo el haber conocido a esas dos personas tan especiales en nuestras vidas nos ayudo en nuestro desarrollo, estoy segura que a todos nos marco en mayor o menor forma dejándonos una enseñanza para el futuro.

14 commenti:

  1. que lionda historia! que pena q paloma no haya podido disfrutar un poco mas de tiempo aquiii pero ella logro muchas cosas con el poco tiempo que paso con ustedes, demostro valentia y les regalo una experiencai de vida que pocas personas tienen la suerte de vivir! super conmovedora la historia me encantoo! cuidate muchisimoo nena

    XOXO

    keep strong

    natalita

    RispondiElimina
  2. ola hermoxaaaa

    ...si hay personitas k aunk pasen rapido por nuestras vidas las apreciamos o las llegamos a kerer....
    hace muxio k no sabia de ti buuu x eso ehhh
    pero bueno klo k contaste sta para aprendeer creo k tu miss se los dejo a todos los k conocieron a su estrellita y en parte es un pedacito de ti
    ......ke andes bn ehrmoxa
    xoxokiss

    RispondiElimina
  3. Confieso algo?
    Me pasa que las entradas/post largos se me hacen imposibles leerlos, porque ciertas veces las personas dan muchas vueltas para contar o similares, pero las tuyas me encantan :)
    Lo que paso con Paloma, para mi es una enseñanza de vida y no creo que tu lo allas tomado como algo diferente, sabes que Dios le da las cosas o situaciones a personas que son capaces de pasar por ellas y seguir adelante, por eso no creo en casualidades.....
    Aunque obvio quien quiere que la hija se le muera, tu maestra se ve que es de eas mujeres que da una paz interna conocerls y demas..
    Ufff... demasiado grato...
    Espero que se encuentre mejor....
    xoxo♥

    RispondiElimina
  4. Si,una gran enseñansa de vida,aveces nos pasamos quejandonos por situaciones inutiles,y no valoramos tantas cosas,nos quejamos de llenos..
    Nos volvemos ignorantes...
    Una gran historia la que contaste,y devio ser muy duro paraesa madre dejar partir a su hijita...
    Mucha fuerza y mucho amor.

    Gracias por tu post...
    Que tengas un grandioso dia¡¡¡¡¡¡

    RispondiElimina
  5. Me conmovio totalmente tu relato..que hermoso gesto de amor tuvieron todos ustedes al aceptarla y qurererla, y me hace pensar en cuanto realmente importa la apariencia, estas cosas me hacen recordar que en realidad lo mas hermoso que tenemos es nuestra alma y no nuestro fisico.
    me enamore de tu blog me alegro de haberlo encontrado, te sigo. un beso

    RispondiElimina
  6. hey sexy aliceee!!!!

    ps aka dejando un saludito y buena vibra sale

    xoxokiss

    RispondiElimina
  7. a veecs no apreciamos lo que tenemos yesto nos ensena q ko tebnemos todo,cuanto hubiese dado ella por ser como nosotras tenerlo todo y su mama tambien .
    es muy triste eoro te ensena muchoconcoer a una persiona asi de especial

    RispondiElimina
  8. ola nenis

    çgraccie x pasate siempre te adoro lo sbes
    beccis k andes bn saleeeç
    xoxokiss

    RispondiElimina
  9. preciosa! mori con la historia, mi corazon de desbordo de alegria, pena... y sabiduria con tu historia. a mi me paso algo similar... afortunadamente ella aun no ha fallecido y agradezco a los mil dioses por cada dia que paso con ella :)

    mucho tiempo sin pasar por aqui .. pero cada vez que paso, tu me llenas de espiritualidad. muchos besos querida :)

    cuidate! y muchas gracias por este bello momento :) <3

    RispondiElimina
  10. ay nena me hizo recordar mi segndo año de la uni, estuve trabajando con niños especiales y es d las mejores experiencias en mi vida... definitivamente son angelitos q nos vienen a enseñar muchas cosas...

    un besote Alice, prometo estar mas seguido aca

    RispondiElimina
  11. Creo que es primera vez que entro a tu blog, me gusto mucho y la entrada de hoy me conmovio. Hay personas que te cambian la vida, yo tenía una amiga ciega de nacimiento que se valía por sí misma mejor que cualquiera, nunca se quejaba de nada y siempre estaba de buen humor... era increíble, creo que tenemos mucho que aprender de esas personas.
    un beso,

    RispondiElimina
  12. Que historia, desde luego cosas así me hacen plantearme muchas cosas. La primera vez que entre a tu blog y vi lo de Alice-Diletta-Ola ya sospeche que tenia algo que ver con el libro perdona si te llamo amor, y perdona pero quiero casarme contigo, que es el segundo, pero ahora que veo una foto de la actriz que hizo el papel de Nikkie lo confirmo jajaja a mi también me gusto, y la película me sorprendió bastante aunque hay no se parece mucho a el libro, pero creo que los actores interpretaron muy bien sus papeles. Un beso cuídate :)

    RispondiElimina
  13. Estoy llorando como una magdalena. Soy muy sensible y encima estoy en la semana premenstrual que me pongo aun mas sensible. Que bonito. Ay ya no puedo dejar de llorar.

    RispondiElimina